RECUERDOS

Recuerdos típicos rusos reflejan el carácter nacional y el alma de la gente rusa con tanta exactitud y brillante que se puede disfrutar mirándolos y estudiándolos interminablemente. El programa cultural del Centro de Estudios Internacionales incluye una visita a la Feria de artesanía rusa “Izmailovo” donde se concerta una amplia variedad de los artículos muy artísticos hechos a mano por maestros dotados. Cada artículo será una gran adición a cualquier colección o un regalo perfecto para sus amigos. Estos ejemplos de la gran cultura rusa decorarán su casa y traerán de vuelta los recuerdos de Rusia.

MATRIOSHKA. Las matrioshkas son las tradicionales muñecas rusas de madera, cuya originalidad consiste en que se encuentran múltiples figuras por dentro, de tal manera que en su interior albergan una nueva muñeca, y ésta a su vez a otra, y ésta a su vez otra, en un número variable que puede ir desde tres hasta el número que se desee. La matrioshka aporta la idea de maternidad, fertilidad, riqueza y vida eterna y es un símbolo de la tierra rusa. La matrioshka, o madre, simboliza la familia grande y unida, la infinidad del mundo. La madre da a luz a una hija, la hija da a luz a otra hija y así… la cantidad de “nietas” dependía de la fantasía y paciencia del artista. Se dice que la matrioshka representa el calor del hogar y es un símbolo que lleva a casa amor y esperanza.

SAMOVAR. El té con el samovar es una de las imágenes más difundidas de la vida tradicional rusa. El samovar no solo es un curioso sistema para calentar el agua y mantener su temperatura (el término “samovar” viene de dos palabras rusas: samo, que significa “por sí mismo”; y varit, que significa “hervir”). Es un vistoso fenómeno del arte decorativo y la producción manufacturera que siempre ha gozado de mucho respeto y ha tenido el colorido y esperitualidad. En cada casa, en cada familia el samovar ocupaba el mejor lugar en las habitaciones y siempre estaba en el centro de la mesa. Lo llamaban con respeto “amigo de la familia” o “el general de la mesa”. En Rusia el samovar se convirtió en una parte integrante de la historia del pueblo, de su cultura y su modo de vivir.

PAŇUELO. La belleza de los pañuelos rusos de lana de Pavlovski Posad es conocida en todo el mundo. Pavlovski Posad es el nombre de un centro tradicional de producción de chales y pañuelos artesanos situado a unos setenta kilómetros al oeste de Moscú. La fábrica, mencionada por primera vez en las crónicas en el año 1795, en el transcurso de los tiempos se convirtió en un género de artesanía típica rusa, en la que hallaron su reflejo la vida cotidiana y las fiestas de los campesinos, los colores de riquísima naturaleza de Rusia y los aspectos del carácter nacional. Los artículos de Manufactura atraen por su belleza, variedad de colores y finísimo ornamento de rosas vivas – símbolo de Pavlovski Posad – y flores del campo, estampadas minuciosamente en tela.

CAJITA DE PALEJ. Entre las numerosísimas creaciones de la artesanía rusa tradicional descuellan las procedentes del pueblo antiguo ruso de Palej. Son objetos de madera, de tamaño entre mediano y pequeño, cubiertos de miniaturas pintadas y laqueados. Usan principalmente pinturas de témpera de colores brillantes sobre un fondo negro. La mayoría de estos objetos son cajitas o estuches, pero también hay pitilleras, broches, etc. Se distinguen por la finura y el esmero de la ejecución, por la rica policromía y la decoratividad. Y en cuanto a los asuntos de las miniaturas, son conocidos de todos los rusos: son escenas muy famosas de los cuentos de hadas, de mitología popular y de canciones folklóricas.

CORTEZA DE ABEDUL. Para los rusos no hay un árbol más amado ni que les resulte más propiamente ruso que el abedul, un habitante característico de las regiones donde se desarrolló la historia central de Rusia lo que lo ha llevado a transformarse en protagonista de innumerables canciones, cuentos, poesías, imágenes pictóricas o refranes como también símbolo de todo el país.

                                                                                                                                                 El árbol se ha utilizado durante siglos para la construcción de objetos de la vida cotidiana (por ejemplo, canoas, cajas, zapatos), así como también para adornos de bisutería de gran belleza hechos de corteza de abedul, mediante técnicas que se han ido perfeccionando durante los siglos.

JOJLOMÁ. La pintura de Jojlomá es un tipo de artesanía rusa popular que surgió en la provincia de la ciudad de Nizhni Nóvgorod en el siglo XVII y recibió el nombre de un pueblo antiguo ruso – Jojlomá. La tecnología del dorado de los objetos hechos de madera, que encuentra sus raíces en la creación de los iconos, se ha conservado hasta nuestros días casi sin modificaciones. El motivo típico del ornamento de la vajilla son las flores y las bayas. Los colores esenciales que se usan son el dorado, el negro, el rojo y con menos frecuencia, el verde. Tras ser pintados, los utensilios se cubren de laca unas tres veces y luego se meten en un horno a una temperatura de 120-130ºC. La laca les da un brillo dorado y así la madera se convierte en “oro”. La vajilla de Jojlomá puede ser utilizada en la vida cotidiana para comer y beber, de manera que no es solo una obra de artesanía tradicional, sino un utensilio que tiene una aplicación práctica.

PIELES.  Entre los visitantes de Rusia siempre hay alguna gente interesada en comprar artículos de famosa peletería rusa: abrigos de piel, gorros, pelerinas… ¿Quién no ha deseado alguna vez tener un auténtico gorro ruso Ushanka? Al convertirse en parte del uniforme del Ejército Rojo estos sombreros invernales de orejeras flexibles (que pueden ser atadas en la parte superior del gorro o bajo el mentón para proteger las orejas del frío) han pasado a la historia. En la misma Rusia,prácticamente cada mujer sueña con tener uno o varios abrigos de piel de bizón, zorro polar, marta, armiño, cebellina y otros animales para vestirlo en invierno, el abrigo se usa como la ropa cotidiana. Hay mucha oferta de este tipo de ropa de invierno con una amplia variedad de diseños y precios.

PORCELANA DE GZHEL. Gzhel es el nombre de un centro de producción de porcelana situado a unos cincuenta kilómetros al sureste de Moscú. La aldea de Gzhel es mencionada por primera vez en las crónicas del siglo XIV, pero en el transcurso de los tiempos la pequeña Gzhel se convirtió en un género de artesanía típica rusa. Los secretos de producción fueron pasando de una generación de artesanos a otra: los maestros hacen los dibujos con cobalto, que a lo largo del proceso tecnológico obtiene el característico color azul, y pintan cada artículo a mano con su propio estilo, con los matices azules y con el fondo blanco. Jarras, estatuas, juguetes, chimeneas, lámparas y muchos otros objetos de porcelana de Gzhel tienen gran fama y no solamente en Rusia, sino en muchos países del mundo.

  • LauraGR

    Hola, me gustaría saber dónde puedo encontrar los pañuelos típicos rusos, o si alguien sabe de algún proveedor. También quiero saber si existe ese estampado en tela y si se vende en metros.

    Muchas gracias.

Galería de fotos

Pasear por las calles de Moscú tomando mate Grupo de Brasil, 2006 Marta Krivoruk - Coordinadora de las delegaciones de la provincia de Córdoba Taller de matrioshkas. Grupo de Argentina, 2011 Fuente de la Amistad de los Pueblos Grupo de Chile, 2011 Dando clases de geografía de Argentina. Grupo de 2005 Hablando del próximo viaje con Marta Krivoruk

Facebook

Contadores y Banners